jueves, 17 de noviembre de 2011

Desde la escalera hasta el andén en un intento de volar

Después de 2 días sin casi salir de casa, con una virosis de esas que te dejan asqueadita, hoy por fin me he decidido a venir a la facultad. Hacía esta mañana un día genial, con lluvia y el cielo bien gris, me encantan esos días cuando se tiene buen humor. Además, ya me encontraba bien, iba a ser un día guai.

Había quedado con mi querido padre para coger juntos el tren hacia Valencia, un viaje agradable para relajarse, charlar mirar las siluetas de las máquinas y chimeneas como si fueran animales y seres sospechosos con traje y sombrero. Todo eso resguardados de la lluvia y calentitos con la calefacción del tren. mmm!^^

Yo llego justo, mi padre tenia que coger ese tren sí o sí, él ya estaba allí, aun sin comprar el billete, yo tengo el bono, él me ve y va corriendo a comprar el billete, me queda menos de un minuto para que salga el tren, me voy delante corriendo con mi mochila, el ordenador, su maleta colorida de payaso, su chaqueta, mi  botella de suero naranja, la chaqueta que me dejó mi madre, y mi billete de tren de tres meses que me costó 275 euros en la puntita del dedo para no arrugarse, mientras bajo las escaleras oigo el pipipipipipipipi de la puerta que se va a cerrar, empiezo a bajar de dos en dos los peldaños de la escalera, como si no me pudiera caer, como si no existiera la gravedad, y volé de la escalera hasta el suelo del andén, todo se escampó por el suelo. Aun así, intenté abrir la puerta del maldito tren, pero se tiró un pedo en mi cara y se marchó despaaacio.

Subí las escaleras para encontrarme con mi padre que se quedó arriba ya que fue listo y sabía que no lo cogeríamos, le di sus cosas y se tuvo que ir en el coche, que va más mal que bien.
Mientras esperaba el próximo tren lloré como una niña pequeña, no era para tanto, pero no podía parar de llorar, se tuvo que ir en coche con la lluvia pegándole, ojalá haya llegado bien, tenia un cuentacuentos que hacer, que super padre tengo =)

Después de esta parrafada, os pongo un trabajo de clase que hice hace unas semanas, es un díptico, soy yo porque como suele pasar, nunca se tiene un modelo a mano que haga la cara que quieres que haga, así que coges un espejo, una cámara y chimpum. Da mal rollo, verme con esa cara, pero me gusta el resultado, creo que se coge la idea de las mujeres tontas que siguen queriendo y amando sin condiciones ni ningún tipo de filtro ni criterio, a sus maltratadores, ya hablaré de eso en algún otro post...


Los dos primeros son bocetos en acuarela, pequeñitos





Y así es como quedó el final, cada uno tiene 50x70 cm y es la primera vez que mezclo el lápiz compuesto con la acuarela, lo haré más veces...



Bien! Me acaba de llamar Borja para decirme que el bocadillo que le he hecho esta mañana con tanto amor y cariño le ha hecho volar a su paladar!  Pues es una buena noticia, la mejor del día hasta ahora, veremos que sorpresas me deparan...

6 comentarios:

Aurora dijo...

Enhorabuena, Paula! Un gran padre y un gran talento.
Has captado genial la expresión de la mujer maltratada y tonta perdida.

ragex dijo...

tu padre tiene un coche descapotable?? xDD

Paulinha dijo...

xD noo, la lluvia le pega al coche, al coche! es que no sabes, como va ese coche xd igual no lo dejé muy claro...

Gracias Aurora, tonta perdida es la palabra!

Rubén dijo...

Fantabuloso! magnífico trabajo

Edu, Du ou Dudu dijo...

Paulinha, trem bala da ilustracao! Onde esse trem vai parar...? Estaçao Sucesso!

Sadeu dijo...

Oi Paula, ótimo trabalho para começar, você é uma grande artista!
Vou seguir a sua evolução neste blog : )